La Fuente

Fuente-de-la-Cibeles.-Fotografía_Pxhere.com-2-1024x768

La fuente es otra imagen muy desarrollada. En las églogas, con su marco pastoril típico, es donde más frecuentemente suele aparecer. En la Égloga II de Garcilaso es testigo importantísimo de la de la acción que se dramatiza:

En medio del invierno está templada

el agua dulce desta clara fuente,

y en el verano más que nieve helada”

En la literatura mítica se produce un uso simbólico de la fuente.

La fuente es origen de la gracia divina que gratuitamente lo inunda todo.

Un significado similar tiene “Cántico Espiritual” de S. J. de la Cruz, cuando los ojos del amado se reflejan en sus aguas cristalinas:

“¡Oh cristalina fuente,

si en esos tus semblantes plateados

formases de repente

los ojos deseados

que tengo en mis entrañas dibujados!”

LASCIATEMI MORIRE

El madrigal es la composición más importante del Renacimiento.

Existen madrigales desde el siglo XV, pero es durante el XVI cuando se hallan en lo más alto.

El madrigal es el ambiente, el lenguaje, el sentimiento musical que no todos podían permitirse disfrutar, puesto que pertenecía a una clase selecta y culta, pero compuesto en lengua vulgar.

Fuente: apuntes

https://youtu.be/WRVasTFjG1kAnne Sofie von Otter




La dificultad de analizar un soneto como este

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

No, en serio;

Puedo escribir de muchas cosas esta noche, escribir, por ejemplo, de una época que se llamó Renacimiento.

Todos sabemos que los Reyes Católicos unificaron toda la península excepto el Reino de Portugal, y que mientras los Reyes medievales eran de diversas religiones a la vez, éstos fueron declarados católicos por el Papa (Alejandro III). A partir de ahí viene lo de la Inquisición y la Reforma para “unir” la fe; los término “morisco”, “converso” y “luterano” se usaron justo ahí. 

El caso es que del vientre de la Reina Isabel la Católica, salió Juana la loca, y del vientre de esta Carlos I o V, depende del lugar.

Bien, pues después, resultó que éste niño tuvo que enfrentarse sólo contra la rebelión; porque al no poder estar al caldo y a las tajadas, Carlitos, quien no tuve el gusto de conocer, quiso (o le hicieron querer) reinar en muchos palacios a la vez, y claro, se conoce que siendo Rey de España ni sabía hablar castellano, si solo fuera por eso, no lo habría descrito uno de los mejores historiadores de todos los tiempos como el inglés John Elliott en “La España Imperial” como un saqueador sin corazón, si por eso solo no es, es porque Carlos V no fue un hombre de su época señores, no fue un Príncipe Renacentista, no, fue un medievo, un fracasado en su doctrina, la de querer ser el amo de Europa a base de guerras.

Y con esta introducción os dejo un soneto renacentista del gentilhombre Garcilaso.

Soneto VII – No pierda más quien ha tanto perdido…

No pierda más quien ha tanto perdido,
bástate, amor, lo que ha por mí pasado;
válgame agora jamás haber probado
a defenderme de lo que has querido.

Tu templo y sus paredes he vestido
de mis mojadas ropas y adornado,
como acontece a quien ha ya escapado
libre de la tormenta en que se vido.

Yo había jurado nunca más meterme,
a poder mío y mi consentimiento,
en otro tal peligro, como vano.

Mas del que viene no podré valerme;
y en esto no voy contra el juramento;
que ni es como los otros ni en mi mano.

Garcilaso de la Vega, aprox. 1535 https://arteyliteratura.blogia.com/2006/060502-el-soneto-vii-de-garcilaso-de-la-vega-no-pierda-m-s-quien-ha-tanto-perdido….php