La Ventanera

¿Qué esperas ver por la ventana, ventanera?

¿Acaso sigues creyendo en los cuentos de hadas?

¿A ti no te habían roto el corazón?

Ves el Sol, la Luna, las nubes, las estrellas, el mar y la montaña.

Ves todas las cosas bellas de la vida por esa ventana, y sin embargo nada te llena.

¿Qué esperas ver por la ventana, ventanera?

¿Acaso sueñas con un marinero que venga a rescatarte?

No sueñes más, ventanera. El marinero no llegará.

Y si llega, ventanera, tampoco te llenará.

Flor Ka

Título original: La noia en la finestra
Museo: Museo Reina Sofía, Madrid (España)
Técnica: Óleo (105 x 74.5 cm.)

La Herida del Pecado

LA HISTORIA DE DOS ALMAS CRUZADAS

Miradas. Ángel Crespo. Donde no corre el aire

Ella tenía un millón de sueños sin cumplir,
él ha tocado mogollón de veces en Madrid.
Ella escribía poesía de espinado amor,
él canta a la libertad con un blues desgarrador.

Ella es tan caliente como congelada,
gira en espirales llenas de variantes,
huye de una vida que halla fracasada,
combina whiskys con sedantes.

Él la seduce, le encanta en la cama,
le ayuda a relajarse al bajar de la fama.

Él dice honesto: No puedo salvarte,
volando de concierto en entrevista
no me queda tiempo para darte,
nunca te enamores de un artista.

Ella se cuelga de cualquiera
que le dedique tiempo.
—Busco alguien que me quiera,
no soy lo que aparento.

Hoy van cada uno por su esquina,
ella con sus críos, cansada de amoríos,
de casa a la oficina.

Él con sus discos levanta una carrera,
se aferra a la guitarra en su buhardilla,
lidiando el alquiler con la casera.

Una noche después de un concierto,
una amiga en común le contó
que la hermana de Tito había muerto
y la trágica forma en que ocurrió.

No quiso esperar más el porvenir,
se fue de este planeta,
por fin cumplirá el sueño de escribir
con Lorca y con Violeta.

Él sabe que el destino es caprichoso,
salvarla hubiera dado igual
Pero algo en su interior está dudoso,
el alma no le deja trabajar.

¿Qué menos que cantar esta balada?
Y aquí empieza y acaba
La historia de dos almas cruzadas.

Flor-Ka

Gracias

Próxima entrada “El Infante Arnaldos”

Respondiole el marinero,

tal respuesta le fue a dar:

-“Yo no digo mi canción

sino a quien conmigo va. “

 

 

La Herida del Pecado

XIII

Él vivía en la Colonia de las Flores,

una orilla había a sus pies del Manzanares,

entre azucenas y abejoneares

las camelias desprendían mil olores.

Él vivía en la Colonia de las Flores,

no apreciaba su sabor a hierbabuena,

cuando a mi soledad golpeó la pena

le vinieron de repente mil dolores.

Él vivía en la Colonia de las Flores,

se enredaba cada atardecer de mayo

la corteza de su alma con el tallo

de mi corazón bebiendo mil licores.

Gracias.

Flor Ka

white petaled flowers
Photo by Irina Iriser on Pexels.com

 

VII

Tu mirada, el horizonte,

profundo sonar del río,

la flor de mi umbral al monte

se fue porque tenía frío.

Pensarte es como tomar

prestada una melodía,

algo así como notar

rayos de sol en la umbría.

Gracias.

Flor Ka

 

Cartas del mar

En el fondo del mar hay cartas que no puedo olvidar.

Cartas de azufre; mi sangre, tinta; mi alma, metal.

La Luna llena refleja en mi ventana

las cartas convertidas en promesas incumplidas,

electrizan mis sentidos con el mar.

Cartas de azufre sumergidas bajo el mar.

Transportan mis latidos hasta hacerme bombear

la sangre derramada de mi alma condenada

a hundirse bajo el mar.

Cartas del mar.

Cartas que no puedo olvidar.

Cartas del mar.

Cartas que no puedo enterrar.

Sulfuran mi cabeza,

me cuentan que tu ausencia

es mi mayor dolencia

por haberte perdido…

Y en el fondo siempre te he buscado,

y en el fondo siempre te he querido,

y en el fondo viven las cartas del mar.

Muchas gracias🙏💕

Flor Ka

HOMENAJE A ESPADAÑA

DESARRAIGO

Aquí, ante las puertas del invierno

el miedo se apodera de mi alma,

parcialmente veo y siento calma

notando la ilusión de un niño tierno.

Despierta todo sueño un tedio eterno,

la esperanza del pueblo se desalma,

frustración de fenómenos que ensalma

y agarra este país a un clavo ardiendo.*

Amanso mi dolor con belladona,

oigo alaridos del llanto escarpado

que el padre de ese niño no perdona.

La guerra vigorosa no ha dejado

esa paz que la patria sí corona,

mas solamente reina en su tejado.

* su gobierno

F.K.

Gracias

La poesía de posguerra, la que queda, porque destaca más por la desaparición de autores que por la que queda, refleja en los vencidos la tragedia. Eugenio de Nora y Victoriano Crémer crean en 1944 la revista Espadaña, con los siguientes rasgos:

  • Conexión con la realidad social.
  • Perspectiva humana de la honda sacudida que provoca.
  • Rasgos de poesía metafísica, busca conmocionar.
  • Es auténtica, puesto que surge por la necesidad del poeta de contar y que le sirva de terapia.
  • Vuelta a la poesía machadiana. (pueblo)
  • Poesía existencialista. (duda de la existencia de Dios)

https://www.sierrapambley.org/wp-content/uploads/Dossier_Azc%C3%A1rate.pdf

Trozos de papel (I)

Las cosas seguían mal. Todo apuntaba que iba a ser muy, muy difícil, escapar de su pasado.
Aquella noche no conseguía conciliar el sueño, así que abrió el cajón, ya sabía qué guardaba.
Sacó un par de las decenas de cartas; no pudo leer; cerró el cajón con tanta fuerza que se oyó cómo del golpe se desquebrajaron los tacos que encajaban con el mueble.
Las lágrimas cayeron en cascada. ¿Por qué le dolía tanto su pasado? Debía enfrentarse a él tarde o temprano, esa cobardía estaba durando demasiado, era hora de leer.
Apretó el botón de su pasado. Ya no había marcha atrás.

Siempre se repetían los mismos versos
Siempre se repetían.


La Luna lucía y yo quería oler la primavera.
Pero entera un sol de invierno la metía
en su caja de madera.

F. K