La Herida del Pecado

LA HISTORIA DE DOS ALMAS CRUZADAS

Miradas. Ángel Crespo. Donde no corre el aire

Ella tenía un millón de sueños sin cumplir,
él ha tocado mogollón de veces en Madrid.
Ella escribía poesía de espinado amor,
él canta a la libertad con un blues desgarrador.

Ella es tan caliente como congelada,
gira en espirales llenas de variantes,
huye de una vida que halla fracasada,
combina whiskys con sedantes.

Él la seduce, le encanta en la cama,
le ayuda a relajarse al bajar de la fama.

Él dice honesto: No puedo salvarte,
volando de concierto en entrevista
no me queda tiempo para darte,
nunca te enamores de un artista.

Ella se cuelga de cualquiera
que le dedique tiempo.
—Busco alguien que me quiera,
no soy lo que aparento.

Hoy van cada uno por su esquina,
ella con sus críos, cansada de amoríos,
de casa a la oficina.

Él con sus discos levanta una carrera,
se aferra a la guitarra en su buhardilla,
lidiando el alquiler con la casera.

Una noche después de un concierto,
una amiga en común le contó
que la hermana de Tito había muerto
y la trágica forma en que ocurrió.

No quiso esperar más el porvenir,
se fue de este planeta,
por fin cumplirá el sueño de escribir
con Lorca y con Violeta.

Él sabe que el destino es caprichoso,
salvarla hubiera dado igual
Pero algo en su interior está dudoso,
el alma no le deja trabajar.

¿Qué menos que cantar esta balada?
Y aquí empieza y acaba
La historia de dos almas cruzadas.

Flor-Ka

Gracias

Próxima entrada “El Infante Arnaldos”

Respondiole el marinero,

tal respuesta le fue a dar:

-“Yo no digo mi canción

sino a quien conmigo va. “

 

 

La Herida del Pecado

XIII

Él vivía en la Colonia de las Flores,

una orilla había a sus pies del Manzanares,

entre azucenas y abejoneares

las camelias desprendían mil olores.

Él vivía en la Colonia de las Flores,

no apreciaba su sabor a hierbabuena,

cuando a mi soledad golpeó la pena

le vinieron de repente mil dolores.

Él vivía en la Colonia de las Flores,

se enredaba cada atardecer de mayo

la corteza de su alma con el tallo

de mi corazón bebiendo mil licores.

Gracias.

Flor Ka

white petaled flowers
Photo by Irina Iriser on Pexels.com