Generación del 27, poesía

De lo que ya sabemos y olvidamos

Manuel Altolaguirre es el poeta más joven de la Generación de las Vanguardias.

Cada autor del 27 supo construir una obra po√©tica personal, con rasgos de estilo propios. No obstante, todos los poetas de este grupo heredaron una tradici√≥n literaria netamente espa√Īola, representada -sobre todo- por Unamuno, Machado, Rub√©n Dar√≠o, Juan Ram√≥n Jim√©nez y B√©cquer.

De todos modos no se puede hablar de continuidad ni de evolución ya que se produjo una ruptura entre los maestros y los jóvenes poetas.

Una ruptura que tiene carácter histórico: La Primera Guerra Mundial.

Con toda una extensa secuela de consecuencias pol√≠ticas, sociales y psicol√≥gicas, tanto en Europa como en Espa√Īa, aunque √©sta no participara directamente en dicha contienda.

Las artes acusaron la experiencia traumática de la guerra, imponiéndose una turbadora sensación de (a su término) de que había nacido una nueva época, en la que las corrientes y las influencias debían ser también nuevas.

SER√Ā EL MOMENTO DE LAS VANGUARDIAS… algunas de las cuales ya hab√≠an publicado sus primeros manifiestos te√≥ricos antes del inicio de la Guerra Mundial: Futurismo (1909) o Cubismo (1913)

A ellas se sumar√°n otras cuya primera aparici√≥n p√ļblica es m√°s tard√≠a: Creaccionismo (1917), Dadaismo (1918), Ultraismo (1919) o Surreaalismo (1924).

Muchas de estas vanguardias morirían casi tan rápidamente como habían nacido. No obstante, casi todas despertaron el interés de los jóvenes poetas y algunas influyeron, con más o menos intensidad, en algunos componentes del grupo.

A Manuel Altolaguirre se le conoce sobre todo por su poes√≠a. Pero tambi√©n fund√≥ revistas en Espa√Īa y en el extranjero, ejerci√≥ de impresor y editor, escribi√≥ guiones de cine e, incluso, dirigi√≥ una pel√≠cula. Despu√©s de la Guerra Civil se expatri√≥, primero a Cuba y luego a M√©xico. Muri√≥ en 1959 en Espa√Īa a causa de un accidente de coche en el que tambi√©n falleci√≥ su esposa.


CALLE

Tu casa frente a la mía,

tu balcón frente del mío,

entre tu casa y mi casa

una página del frío.

Mi mirada cose el viento

estancado de la calle.

Tu aliento empa√Īa el cristal

cuadrado de tu ventana.

Con mis ojos y tu aliento

encuadernamos la p√°gina

amarilla y fría del viento.

LO INVISIBLE  1926-1932

Generación del 27

MANUEL ALTOLAGUIRRE

LAS ISLAS INVITADAS

A MI MADRE

Era mi dolor tan alto,

que la puerta de la casa

de donde salí llorando

me llegaba a la cintura.

¬°Qu√© peque√Īos resultaban

los hombres que iban conmigo!

Crecí como una alta llama

de tela blanca y cabellos.

Si derribaran mi frente

los toros bravos saldrían,

luto en desorden, dementes,

contra los cuerpos humanos.

Era mi dolor tan alto,

que miraba al otro mundo

por encima del ocaso.

ELEG√ćAS 1926-1935

Generación del 27

MANUEL ALTOLAGUIRRE

LAS ISLAS INVITADAS

PLAYA

Las barcas de dos en dos,

como sandalias del viento

puestas a secar al sol.

Yo y mi sombra, √°ngulo recto.

Yo y mi sombra, libro abierto.

Sobre la arena tendido

como despojo del mar

se encuentra un ni√Īo dormido.

Yo y mi sombra, √°ngulo recto.

Yo y mi sombra, libro abierto.

                                                                                                       

Y m√°s all√°, pescadores

tirando de las maromas

amarillas y salobres.

Yo y mi sombra, √°ngulo recto.

Yo y mi sombra, libro abierto.

                                                                              

SOLEDADES 1927-1935

Generación del 27

MANUEL ALTOLAGUIRRE

LAS ISLAS INVITADAS

SOLEDAD SIN OLVIDO

¡Qué pena esta de hoy!

haberlo dicho

volcando por completo

lo que pesaba tanto,

y ver luego que todo

se queda siempre dentro,

que las palabras fueron

espejos enga√Īosos,

cristales habitados

por fantasmas sin vida;

que todo queda dentro

con sus negras presencias,

insistentes, doliendo.

ELEG√ćAS 1926-1935

Generación del 27

MANUEL ALTOLAGUIRRE

LAS ISLAS INVITADAS

DEDICATORIA DEL AUTOR

Imprimiéndose esta nueva edición en dramáticos días de lucha, la dedico con todo entusiasmo y gratitud a los heroicos defensores de la libertad y la democracia.

Peque√Īo tributo para quienes ofrecen a todo poeta fuente de inspiraci√≥n y espejo de sacrificio.

Ojalá mi obra futura responda por completo a los nobles estímulos que la conducta del pueblo despierta.

FUENTE: Apuntes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Conectando a %s