Matanzas, 1958

LLEGADA DE LA POESÍA

Estoy conmigo, pero tengo miedo.

Andan cerca rumores misteriosos.

Interfiero demonios neblinosos

y la tinta hace luto por mi dedo.

 

Una alarma esta noche va conmigo;

y ese ruido a cristal con una gota

o a pedazo de música remota

me estremece y no encuentro lo que digo.

 

El silencio es redondo y yo soy suya.

Tengo miedo… se asoma el Infinito.

No hay rincón en mi alma que no huya;

 

canta en ella algún pájaro maldito,

y de ponto da el miedo un aleluya

y esto sola con esto que ya he escrito.

1958

 

 

Y casi sin por qué, casi por nada. III

 

MADRIGALES

 

III

Esa boca que sale de paseo

con su hambre de amor, totalitaria;

esa boca que fuma y canta un aria

me recuerda a la luz en el deseo.

 

Esa boca, tan dulce, que bojeo,

bien parece una fruta  imaginaria;

esa boca de carne planetaria

que me obliga a temblar con su aleteo.

 

Esa boca lujosa, hospitalaria,

donde pongo las nubes que recreo,

tiene suaves delirios de vicaria

 

y chispazos de nuca en apogeo.

es por eso que, a penas la poseo,

y me besa se vuelve una plegaria.

 

Carilda Oliver Labra

                                                                                       

Publicado por

Flor Ka

El poeta es, por definición, póstumo. Comienza a vivir después de su muerte, y, cuando está vivo, camina con un pie en la tumba. Eso produce una especie de cojera que da a su aspecto cierto encanto. JEAN COCTEAU

Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s