SOLEDADES

Yo voy soñando caminos de la tarde.

¡Las colinas doradas, los verdes pinos,

las polvorientas encinas!

A dónde el camino irá????

 

Yo voy cantando, viajero

a lo largo del sendero…

-La tarde cayendo está-

 

En el corazón tenía

la espina de una pasión,

logré arrancármela un día:

ya no siento el corazón.

 

Y todo el campo un momento

se queda, mudo y sombrío,

meditando, suena el viento 

en los álamos del río.

 

La tarde más se oscurece

y el camino que serpea

y débilmente blanquea

se enturbia y desaparece.

 

Mi cantar vuelve a plañir:

“Aguda espina dorada

quien te pudiera sentir

en el corazón clavada”.

 

Machado

Publicado por

Flor Ka

El poeta es, por definición, póstumo. Comienza a vivir después de su muerte, y, cuando está vivo, camina con un pie en la tumba. Eso produce una especie de cojera que da a su aspecto cierto encanto. JEAN COCTEAU

Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s