… sino a quien conmigo va.

¡Quién hubiera tal ventura

sobre las aguas del mar,

como hubo el infante Arnaldos

la mañana de San Juan!

Andando a buscar la caza

para su falcón cebar,

vio venir una galera

que a tierra quiere llegar;

las velas trae de seda,

la ejarcia de oro torzal,

áncoras tiene de plata,

tablas de fino coral.

Marinero que la guía

diciendo viene un cantar

que la mar ponía en calma,

los vientos hace amainar;

los peces que andan al hondo,

arriba los hace andar,

las aves que van volando,

al mástil vienen a posar.

Allí habló el infante Arnaldos,

Bien oiréis lo que dirá:

“-Por tu vida, el marinero

dígasme ora ese cantar.”

Respondiole el marinero,

tal respuesta le fue a dar:

-“Yo no digo mi canción

sino a quien conmigo va.”

No sé si fue en segundo o tercero de E.G.B., creo que una tutora de los mayores, llamada Marian, me daba lengua. Tenía el pelo largo y suelto. Leímos el conde Arnaldos, y mi mente comenzó a volar, mi alma se dejó llevar…

https://www.hoy.es/v/20100926/opinion/sino-quien-conmigo-20100926.html

Publicado por

Flor Ka

El poeta es, por definición, póstumo. Comienza a vivir después de su muerte, y, cuando está vivo, camina con un pie en la tumba. Eso produce una especie de cojera que da a su aspecto cierto encanto. JEAN COCTEAU

Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s