Poesía épica y clerical

El oficio de juglar consistía en entretener a la gente a cambio de una paga en dinero o en especie. Su éxito dependía de sus habilidades y de las exigencias del público. Una de sus habilidades era recitar cantares de gesta ante un auditorio (plazas, castillos) con agudeza e ingenio. El autor estaba condicionado al estamento eclesiástico.

XL

Así, con tal entender,

todos sentidos humanos

conservados,

cercado de su mujer

i de sus hijos e hermanos

e criados,

dio el alma a quien se la dio

el cual la ponga en el cielo

y en su gloria,

que aunque la vida perdió,

dexónos harto consuelo

su memoria.

 

Jorge Manrique -Coplas a la muerte de su padre-

 

 
Publicado por

Flor Ka

El poeta es, por definición, póstumo. Comienza a vivir después de su muerte, y, cuando está vivo, camina con un pie en la tumba. Eso produce una especie de cojera que da a su aspecto cierto encanto. JEAN COCTEAU

Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s